Transporte de vacunas

La conservación de las bajas temperaturas es una condición indispensable para la integridad de las vacunas a lo largo de toda la cadena de frío, en la cual no sólo se encuentra el almacenamiento o la fabricación, sino también el proceso de transporte. 

Conseguir estos objetivos térmicos implica la disposición o el uso de determinados equipos. En la actualidad, los contenedores isotérmicos han emergido como una de las opciones más eficaces y seguras para realizar el transporte de vacunas. 

Con certificaciones internacionales y costes favorables a la estructura de costes de la industria farmacéutica, nuestros contenedores isotérmicos representan la solución más idónea para las aplicaciones de transporte de vacunas.